Lur Terapia Naturalak

Lesiones deportivas y medicina china.

Vamos a ver como se analiza desde oriente el sistema músculo-esquelético y sus lesiones, desde la medicina tradicional china (MTCh).

La MTCh hace una serie de conexiones entre diferentes estructuras y funciones del organismo, así como relacionar una función orgánica con un aspecto psicológico- emocional y una parte articular, ligamentosa, fascial, muscular…

De esta manera, un músculo no es solo un músculo.

Un dolor localizado no está aislado del resto de funciones y partes del cuerpo humano. Estamos acostumbrados a centrarnos en la zona del dolor y olvidarnos del resto. Podemos decir que un síntoma sólo no hace un cuadro o un síndrome. Debemos seguir investigando. La MTCh valora los diferentes terrenos y la conexión con la lesión.

Se relaciona el riñón con los huesos y ligamentos, el bazo con los músculos o el hígado con los tendones y sistema nervioso periférico, interactuando con la sangre, la linfa o el sistema nervioso central. Nada está separado. Es interesante estudiar o analizar las partes por separado, pero es obligatorio volver al unirlas. Eso es el cuerpo humano. Una serie de estructuras unidas para realizar múltiples funciones.

Desde el punto de vista de la MTCh una contractura muscular, es un estancamiento de sangre y energía (qi) en un meridiano localizado, en un músculo o cadena muscular determinada, provocado por un factor interno, externo o ambos a la vez.

La causa puede ser externa:

Un traumatismo, un entrenamiento inadecuado, una corriente de aire frío, un exceso de trabajo, malos hábitos alimenticios…

La causa puede ser interna:

Si el bazo no es capaz de formar sangre y energía suficiente, el músculo estará desnutrido. Si el hígado no lleva sangre a los tendones, estos se contraen y pierden elasticidad. Si el riñón no es capaz de controlar las articulaciones, se inflamarán, perderán movilidad e incluso su forma.

Teniendo la relación órgano – tejido – líquidos – función, ya sólo nos falta añadir la parte psicológica.

Cada una de las partes anteriormente mencionadas tiene una estrecha relación con el sistema emocional. Así por ejemplo un exceso de tensión o estrés puede bloquear un órgano, su terreno, su acción o su relación con los líquidos y los tejidos. Esto lo podemos ver, por ejemplo, en la típica lesión en la que todo parece estar en perfecto estado, pero hay algo que no deja avanzar la recuperación.

No parece tan raro colocar una aguja en la cabeza para tratar un problema en el tobillo o tratar el hígado para una tendinitis crónica, no?

Un músculo no es sólo un músculo.

Tinín.
Graduado en medicina tradicional china , osteópata y masajista.