Lur Terapia Naturalak

Vendaje neuromuscular

En un tiempo relativamente corto el Vendaje Neuromuscular (VNM) o "Kinesiotaping" ha conquistado su sitio en la práctica diaria de muchos terapeutas manuales. La manera en que este método optimiza el proceso de recuperación del propio cuerpo lo hace muy popular tanto entre pacientes como entre profesionales.

Las bases del método fueron sentadas en los años 70 en Asia, sobre todo en Corea y Japón, basándose en el pensamiento de que el movimiento y la actividad muscular son imprescindibles para mantener o recuperar la salud. La idea que hay detrás de este método es que la musculatura es necesaria para el movimiento, pero también influyen en la circulación sanguínea y linfática y en la temperatura corporal. Si la musculatura no funciona bien puede provocar toda una serie de síntomas y lesiones.

En el VNM se utiliza un esparadrapo elástico de algodón con una capa de pegamento anti-alérgica, que ayuda en la función muscular sin limitar los movimientos corporales.

Vendaje neuromuscular

Es un tratamiento ideal para el deporte y actividades donde es necesaria una movilidad completa de las articulaciones. Hacemos uso de la elasticidad del esparadrapo con respecto a la de la piel. Estiramos la zona a tratar poniendo en posición de elongación a la musculatura y las articulaciones, y seguidamente pegamos el esparadrapo. Cuando el miembro vuelve a su posición inicial, la elasticidad del esparadrapo hace que se eleve ligeramente la piel. Se forman así ondulaciones denominadas "convoluciones". Así, incrementamos el espacio subcutáneo donde se encuentran, entre otros, los capilares prelinfáticos, los vasos capilares y diversos receptores sensitivos.

Uno de los efectos más importantes del VNM es la analgesia por disminución de la presión y la mejora de la circulación. Con esta técnica podemos eliminar, por ejemplo, un hematoma en la tercera parte del tiempo habitual.

La función elevadora del VNM disminuye inmediatamente la presión y la estimulación de los receptores del dolor en los procesos inflamatorios, reestableciendo la circulación sanguínea, la evacuación linfática, y aumentando la movilidad.

Resumiendo, los efectos se pueden catalogar en:

1. Analgesia.

2. Mejorar la función muscular por regulación del tono muscular.

3. Ayuda a la función articular, por:

  • Estimulación de la propiocepción.
  • Corrección de la posición articular.
  • Corrección de la dirección del movimiento.
  • Aumentar la estabilidad.

4. Eliminar bloqueos de la circulación sanguínea y evacuación linfática.

Las nuevas aplicaciones y las amplias posibilidades para su combinación terapéutica hacen del VNM una terapia viva y un complemento perfecto a cualquier tipo de tratamiento manual.